Publicado en Janssiel, OMG!, Pareja

Antes del compromiso de pareja


De nuevo: mejor estar totalmente seguros de que no deseamos estar con alguien más antes de asumir compromiso de pareja.
Se reducen las posibilidades de que alguien salga lastimado con tan sólo tomarnos el tiempo necesario de determinar eso.
¿Encontraste a alguien con quien la idea de estar con otras personas no sólo pierde importancia, sino que queda totalmente nula? Bien, si es mutuo, adelante. 😉
¿No es así? Sigue adelante, pues no resulta positivo ocupar el lugar en tu vida que debiera tener una persona con otra a quien le queda grande.
OMG!

Al menos, esa es una más de mis filosofías. 😉

Publicado en Pareja

Sexo tántrico


Desde la India, el sexo tántrico adquiere cada vez más adeptos. Esta práctica sexual busca prolongar los orgasmos el mayor tiempo posible, valorando la intensidad sobre la cantidad.

El sexo tántrico difiere en gran medida del convencional practicado en el Occidente: nada de “vamos a lo que vinimos”. Esta práctica ha sido considerada el sexo de las mujeres por ser el que más les satisface, ya que en el mismo, a diferencia del practicado en el mundo occidental, la fémina es partícipe en el intercambio energético y valorada como una diosa, su placer es tan importante como el del hombre.

La relación íntima de la pareja dura más que los cinco, siete o diez minutos de la común en el mundo occidental; de hecho, con el sexo tántrico, tan sólo una etapa del proceso podría tomarse media hora. Entre las fases que contempla el sexo tántrico se pueden apreciar: la ambientación romántica y sensual, la respiración, la relajación, los masajes, las caricias, los besos sin tocar las zonas erógenas, la exploración lenta y agradable para ambos del cuerpo de la pareja, la penetración (que empieza con la inmersión del pene en la vagina sin moverse, mientras siguen acariciándose y después de largo rato comienzan los movimientos), el orgasmo. Este proceso es muy sensitivo, la pareja se centra en disfrutar de las etapas, el placer está en la concentración y goce de la práctica en sí misma, por lo que el orgasmo no es un fin, sino un efecto.
Los tantristas consideran que se pierde energía con la excresión de semen, por lo que evitan la eyaculación, prolongando lo más posible la práctica sexual para hacer más tardío su desenlace, resultando de esta manera un placer intensificado y compartido por la pareja en combinación con una compenetración integral física, sentimental y espiritual entre el hombre y la mujer.